Información

Comprensión de la protección de los recursos para perros: una guía para la posesividad sobre la comida, los huesos, las camas y los juguetes


Adrienne es adiestradora de perros certificada y ex asistente veterinaria. Ha realizado varios cursos sobre cuidados paliativos y cuidados al final de la vida de los perros.

¿Qué es un protector de recursos?

Un perro guardián de recursos es básicamente un perro que reclama y percibe un objeto como suyo y se siente amenazado por cualquier persona o animal que se le acerque demasiado. La protección de los recursos es una tendencia bastante popular en el mundo de los animales porque a menudo está relacionada con la supervivencia. El comportamiento de la protección de los recursos puede ser el resultado de la naturaleza o la crianza o una combinación de ambos. Algunos perros pueden estar genéticamente predispuestos a la protección de los recursos, pero a menudo el medio ambiente puede ser un gran contribuyente. ¿Ejemplos?

Protección de recursos en cachorros

La protección de los recursos puede comenzar desde la camada. Si hay muchos cachorros en la camada, a veces, los cachorros pueden comenzar a pelear por los pezones. Por alguna razón, algunos cachorros prefieren ciertos pezones más que otros y pueden surgir peleas por ellos. Sin embargo, puede ser necesaria una cierta aptitud para esto en los genes del cachorro, lo que puede explicar por qué algunos cachorros tienden a proteger los recursos más que otros; esto abre un debate bastante interesante entre la naturaleza y la crianza.

En otro ejemplo, un criador que alimenta a 10 cachorros usando solo un comedero puede exacerbar aún más la protección de los recursos, simplemente debido a problemas de hacinamiento. Un criador de renombre será lo suficientemente cuidadoso para proporcionar suficientes tazones de comida para evitar el hacinamiento y los episodios de protección de los recursos. La protección de los recursos es un comportamiento aprendido que tiende a repetirse con el tiempo; Si el perro gruñó para proteger a un valioso en el pasado y funcionó con éxito para mantener alejados a los demás, se puede establecer un patrón de comportamiento porque el comportamiento finalmente se refuerza.

Los seres humanos también son guardianes de los recursos

Curiosamente, los animales no son los únicos guardianes de los recursos. Los seres humanos también son guardianes de los recursos. Imagínese si estuviera en una estación de tren y alguien sospechoso se le acercara e intentara robarle la billetera. ¿Cómo reaccionarías? Es muy probable que grite, intente amenazar a la persona o incluso la ataque para evitar que obtenga el dinero que tanto le costó ganar. ¡Como seres humanos, somos grandes guardianes de los recursos! De hecho, protegemos ferozmente nuestros objetos de valor guardándolos en nuestros bolsillos, carteras, carteras, cajas fuertes, bóvedas o bancos, y cuando nos amenazan con perderlos, a menudo nos sentimos obligados a atacar al intruso que intenta privarnos de esos objetos de valor. Y a veces nuestros comportamientos están lejos de ser éticos en comparación con los animales; ¡Solo piense en esas peleas que estallan por artículos en los eventos del Black Friday cuando hay suministros limitados!

¿Qué protegen los perros posesivos?

Los perros se preocupan menos por el dinero, las joyas, los objetos de colección y los cheques. Lo más probable es que protejan lo siguiente:

  • Huesos
  • Alimentos y golosinas
  • Botes de basura / bolsas de comida
  • Juguetes
  • Camas
  • Cualquier cosa que se perciba como valiosa, ¡incluso algo tan pequeño como un envoltorio de caramelo!

La protección de los recursos es subjetiva; mientras que la mayoría de los perros recurren a la comida de guardia, algunos recurren a elementos de protección como camas y lugares favoritos para dormir. No hay reglas en blanco y negro sobre qué elementos puede percibir un perro como valiosos. ¡A cada uno lo suyo!

Señales de que un perro es posesivo sobre sus artículos

Si bien los signos más distintivos de un guardián de recursos son gruñir / mostrar dientes / morder, también hay signos más sutiles como tensarse, congelarse, mirar fijamente, mantener la cabeza baja sobre el objeto o simplemente correr hacia un objeto en el momento en que está caminando. por él para simplemente reclamarlo.

Por lo general, cuanto más te acercas al perro con el objeto, más intensa es la reacción del perro. Por lo tanto, a tu perro le podría importar menos si estás al otro lado de la habitación, pero puede reaccionar en el momento en que te acerques.

Cómo lidiar con un guardián de recursos

Una gran lectura para los propietarios de Resource Guarders

Para aprender a lidiar con un guardián de recursos, es útil abordar algunas ciencias del comportamiento. En este caso se dan tres definiciones: umbral, desensibilización y contracondicionamiento. Echemos un vistazo a cada uno de ellos:

Definición de umbral

Todos tenemos niveles de umbral. Si está tratando con un niño que le está regañando para que compre algo y no quiere ceder, es posible que tenga un punto de ruptura en el que diga "¡ya es suficiente!" e incluso sacar al niño de la tienda. Si le tienen miedo a las serpientes y camina por una jungla donde hay serpientes en los arbustos, es posible que tenga un punto de ruptura en el que comenzará a gritar y perder el control. Del mismo modo, los perros tienen puntos de ruptura cuando tienen miedo, son agresivos o están emocionados.

Cuando eres capaz de tolerar que tu hijo te regañe para que compres un juguete, estás por debajo del umbral o "sub-umbral". La palabra sub simplemente significa "debajo". Cuando ya no puede tolerar la situación y pierde los estribos, entonces está "sobre el umbral".

De manera similar, cuando estás lejos del hueso de tu perro, es probable que a él le importe menos porque no se siente amenazado. Si se acerca, es posible que lo reciba un gruñido. Cuando estás lejos, él está, por tanto, "subumbral", mientras que, cuando estás cerca, está "sobre el umbral". Para obtener más información sobre esto, lea: Comprensión del umbral del perro

Definición de desensibilización

La desensibilización sistemática es un método de modificación del comportamiento que se utiliza para trabajar con perros. Esto se hace principalmente por debajo del umbral. El propósito de esto es disminuir la respuesta emocional a un estímulo negativo después de una exposición repetida a él. Con el tiempo y con la exposición gradual, los animales y las personas tienden a relajarse cuando ya no perciben el estímulo como una amenaza. Entonces, si, por ejemplo, lo llevaron a la jungla y vio serpientes arrastrándose a la distancia todos los días, después de un tiempo, es posible que pueda relajarse porque es posible que haya aprendido que las serpientes, aunque viscosas, en última instancia, no son una amenaza para usted.

Se debe tener mucha precaución al utilizar la desensibilización. Si la exposición es demasiado intensa y está por encima del umbral, puede obtener sensibilización en su lugar, lo que significa que tiene más miedo que antes. Entonces, si le tienes miedo a las serpientes y al día siguiente de estar expuesto a ellas gradualmente, una se astilla en tus sandalias, tu miedo puede aumentar (te vuelves sensibilizado en lugar de desensibilizado).

En el caso de la protección de recursos, por lo tanto, trabajaría en el problema desde la distancia para que su perro esté por debajo del umbral y usted no represente una gran amenaza para él.

Definición de contracondicionamiento

Cuando se agrega un contra acondicionamiento a un programa de desensibilización, la potencia se duplica, es como agregar una cereza encima de un helado. En el contracondicionamiento, básicamente estás cambiando la respuesta emocional del perro poniéndola boca abajo. Entonces, digamos que le tenían miedo a las serpientes, si cada vez que veía una serpiente le dieran un billete de $ 100, con el tiempo su respuesta emocional hacia las serpientes probablemente cambiaría de temerlas a realmente esperarlas.

En el caso de la protección de recursos, por lo tanto, cambiaría la respuesta emocional de su perro de "¡oh, no! ¡Mejor cuide el hueso antes de que me lo quiten!" a "sí, dueño, acércate a mí, ¡eres tan bienvenido!" ¡Meneo de cola incluido ~!

Entonces, veamos cómo aplicar esto en el caso de un perro que guarda, digamos, un hueso.

Cómo reducir la protección de los recursos en los perros

Para este ejercicio, necesitará golosinas de alto valor, no las croquetas para perros promedio o las golosinas para perros regulares. Para que funcionen, las golosinas deben ser de mayor valor que el artículo guardado. Necesitas golosinas por las que tu perro babee y que sean muy tentadoras. Congele hígado liofilizado, rodajas de hot dog, trozos de pollo asado o bistec, lo que le guste a su perro.

  1. Encuentre el nivel de umbral de su perro.Cuando su perro tenga el objeto que protege, camine hacia él desde una distancia segura (amarre a su perro por seguridad) y marque en el piso la distancia a la que comienza a congelarse o tensarse. No quieres llegar al punto en el que está gruñendo. Colóquese varios centímetros ANTES de esta zona marcada de la que debe sentirse relajado. Recuerde que estamos trabajando por debajo del umbral y desensibilizarlo sistémicamente a nuestra presencia.
  2. Camine de un lado a otro un par de veces antes de esta marca, no hacia él, sino paralelo a él, para asegurarse de tener esta distancia correcta. Debería parecer que está bien con esta distancia. Si en algún momento parece estar rígido, sea más precavido y aumente la distancia.
  3. Desde esta distancia, camine en paralelo y comience a lanzar golosinas en su dirección cada vez que pase junto a él. Si el recurso del perro protege un hueso, busque algo de mayor valor para tirar. Haga esto cuatro o cinco veces repetidamente durante el día.
  4. Al día siguiente, vuelva a trabajar desde esta distancia, si le parece bien, marque una distancia más cercana unos centímetros más cerca. Haz el mismo ejercicio, camina en paralelo (los perros nos ven menos intimidantes cuando caminamos en paralelo que hacia ellos) y tira las golosinas al pasar junto a él. Repite, repite, repite.
  5. Continúe con el ejercicio y disminuya la distancia gradualmente día tras día. Si gruñe en cualquier momento, congela. No te vayas; si te vas, reforzarás el gruñido (recuerda que el gruñido es un comportamiento aprendido y el irse refuerza el gruñido, en la mente del perro "¡Lo despedí!") En el momento en que deje de gruñir, tira la golosina.
  6. Es posible que en algún momento te estés acercando al perro. En este punto, intente dar una gran recompensa por esto. Un premio gordo de golosinas (un puñado de golosinas sabrosas a la vez) alegrará su día. Repite, repite, repite. Debería comenzar a ver resultados en este momento: tal vez un pequeño indicio de un movimiento de la cola a medida que se acerca o anticipación (babeo, buscando la golosina). ¡Esta es una buena noticia y significa que la capacitación está funcionando! Este es el poder del contracondicionamiento, el perro está diciendo "Ya no temo que me estés quitando mi recurso, ¡en realidad estoy empezando a esperar que te acerques a mí!"
  7. Si está satisfecho con los resultados, puede continuar el entrenamiento haciendo sesiones de actualización de vez en cuando, en las que pasea casualmente y arroja un sabroso manjar junto al plato de comida.

Un buen ejercicio para los guardianes de recursos es enseñar el comando drop it. ¡Este ejercicio les enseña a los perros que cuando renuncian a sus recursos obtienen algo aún mejor! ¡Este también es un comando que salva vidas para muchos escenarios diferentes!

Recuerde no reforzar el comportamiento de vigilancia quitando el recurso.

* Precaución: Los programas de modificación del comportamiento anteriores deben realizarse con extrema precaución solo bajo la guía de un especialista en comportamiento canino.

Descargo de responsabilidad: consulte con un especialista en comportamiento canino si su perro muestra comportamientos agresivos. Solo un especialista en comportamiento canino puede ver y evaluar los comportamientos y ofrecer el programa de modificación del comportamiento más apropiado para su perro. Tenga mucho cuidado y haga de la seguridad su máxima prioridad. Al leer este artículo junto con los consejos y sugerencias, acepta este descargo de responsabilidad y asume toda la responsabilidad por cualquiera de sus acciones.

Preguntas y respuestas

Pregunta: Necesito quitarle la comida a mi perro después de 20 minutos si no la ha tocado. Ese es un consejo que encontré en otro artículo. ¿Hay alguna forma de quitarle la comida a mi perro sin reforzar el comportamiento de guardia?

Responder: Puedo ver cómo está legítimamente preocupado por quitar la comida después de 20 minutos de que su perro no la toque en un perro propenso a la protección de los recursos. Supongo que su perro no tiene interés en la comida, pero algunos perros que son guardianes de recursos pueden guardar recursos en el momento en que ven nuestra intención de eliminar algo. Normalmente, sugeriría cambiar el plato de comida por algo más para comer que sea de alto valor como un palo de matón o un Kong de peluche, pero eso frustraría el propósito si estás tratando de enseñarle a comer sus comidas en un momento oportuno, ya que eso. puede arruinar su apetito por su próxima oportunidad de comer. Tal vez, ¿puedes intentar distraerla haciendo que alguien la llame en el patio o en una habitación distante para jugar? Y luego, una vez fuera, puede cerrar la puerta y quitar el recipiente. ¿O agarra el collar y la correa y llévala a dar un breve paseo mientras alguien retira el plato de comida mientras estás fuera de casa? ¿Alguien toca el timbre? Pensando en formas de hacer que salga de la habitación para que puedas cerrar la puerta y sacar el cuenco de forma segura sin que ella te vea hacerlo. Tenga la máxima precaución y consulte con un profesional si su perro es propenso a la agresión por seguridad y la correcta implementación de la modificación de comportamiento.

© 2012 Adrienne Farricelli

Adrienne Farricelli (autor) el 4 de febrero de 2013:

Realmente creo que esto debe ser visto por un profesional ya que está mordiendo. Parece que te está usando como almohada para comer mejor el hueso. Para empezar, creo que debería evitar el ensayo del comportamiento. Esto significa impedirle que se comporte como lo hace. Puede colocarlo en una caja cuando esté masticando un hueso o mantenerlo en una habitación separada. A esto se le llama gestión, evita el ensayo del comportamiento cuando no tienes tiempo para entrenar. Si esto no es factible, lo anticiparía, es decir, levántese en el momento en que se dirige hacia usted para masticarlo en su regazo. No tenga la necesidad de tocarlo para empujarlo, ya que esto parece ser lo que desencadena la agresión. Practique el comando "off" cuando no tenga un hueso, llámelo, acarícielo y luego diga "off" señalando hacia otro lado y luego arroje una golosina lejos de usted. Debería irse y conseguir la golosina. Repita varias veces hasta que pueda decir sin necesidad de tirar la golosina, luego UNA VEZ que él se aleja, lanza una golosina. Luego, dele un juguete, llámelo, dígale "fuera" y tírele una golosina. Poco a poco, introduce otros elementos que suele usar como almohada y repite. Si en algún momento viene, trata de acostarse sobre ti y gruñe, se levanta y se va, ha perdido la oportunidad de conseguir un regalo y tu compañía. Una vez más, no me siento cómodo dando consejos sobre algo que necesita ser visto por un profesional, ya que no todos los métodos funcionan para todos los perros. Haga de la seguridad su máxima prioridad y tenga extrema precaución, lea las exenciones de responsabilidad del artículo. Los mejores deseos.

mamamiatoni el 4 de febrero de 2013:

Realmente tengo un problema con mi perro que empieza a morderme. Es agresivo con la comida, los huesos, los juguetes y la cama. Ahora es un perro Jeykle & Hyde. Por lo general, lo dejaré en paz cuando le consiga un hueso nuevo. Cuando termine de masticar por un tiempo, es como si se acercara a mí y me lo agradeciera, se acostara a mi lado y fuera un perro normal. Pero otras veces, me trae el hueso y quiere acostarse en mi regazo mientras lo mastica. Cuando trato de alejarlo de mí, comienza a gruñir, se pone rígido y me mira fijamente a la cara mientras parece que me va a comer si me muevo. Tengo que agarrarlo por el cuello y sujetarlo. a veces lleva un tiempo sacarlo de la zona (como yo lo llamo). esta mañana fue el peor momento. Tengo alrededor de cinco lugares en mis manos y brazos donde tengo agujeros para los dientes. Hay muchas más cosas que lo han provocado, pero no quiero renunciar a él. No puedo permitirme un adiestrador de perros. ¿alguna sugerencia? ALGUIEN....

Adrienne Farricelli (autor) el 27 de diciembre de 2012:

Hola vanessa

Puede hacer todo el proceso de contracondicionamiento de desensibilización, sin embargo, es un trabajo tedioso y estos métodos se realizan mejor junto con un profesional de comportamiento canino. Prefiero ir a lo seguro y usar la administración solo para estar seguro, ya que no hay garantías sobre el resultado de la modificación del comportamiento. Esta lectura puede interesarle;

Vanessa martinez desde Miami, Florida el 27 de diciembre de 2012:

Tengo dos perros en casa y mi hembra es lo que llamo una matona. Compré un hueso para cada uno y tengo un perro afuera y otro en la casa solo para evitar este comportamiento, peleas o tensiones entre los dos. Sin embargo, tan pronto como tiene la oportunidad, toma su hueso y lo esconde en su cama y mastica su hueso y si él pasa, se pone tensa. Ella no se vuelve posesiva conmigo ni con nadie más, solo con nuestro otro perro. ¿Caminar con él y tirar las golosinas funcionaría? Ella es así con cualquier juguete. A veces le gusta jugar, pero otras veces es tan posesiva y se asegura de que TODO es suyo. Tenemos varios juguetes para ellos, pero ella lo quiere todo.

Vanessa el 27 de diciembre de 2012:

Tengo dos perros en casa y mi hembra es lo que llamo un matón. Tenemos varios juguetes para ellos, pero ella lo quiere todo.

Adrienne Farricelli (autor) el 12 de abril de 2012:

gracias, espero que te ayude! ¡No dude en publicar actualizaciones o preguntas en cualquier momento!

Kathy Sima desde Ontario, Canadá, el 12 de abril de 2012:

¡Gracias por escribir un artículo tan completo sobre este tema! Últimamente he notado algún comportamiento posesivo de nuestro perro mayor, que estoy seguro de que se originó cuando obtuvimos un segundo perro. Aunque entiendo de dónde viene, no he sabido cómo ayudar a desalentarlo. Este artículo fue muy útil y probaré tus sugerencias.

Barry Rutherford desde Queensland Australia el 12 de abril de 2012:

Hace un año, el perro de mi compañero de piso poseía el espacio en el asiento trasero de su auto.


Ejercicios de tratamiento para la conservación de alimentos

Los tratamientos utilizados para la conservación de alimentos son la desensibilización combinada con el contracondicionamiento. Son muy eficaces pero bastante complejos y detallados.

Los ejercicios que se describen a continuación se realizan por etapas. Después de hacer los ejercicios en una etapa, puede pasar a la siguiente si su perro está relajado y no muestra signos de agresión. El lenguaje corporal del perro puede ser complejo, por lo que a veces es difícil saber cómo se siente un perro en un momento dado. Para determinar cómo se ve su perro cuando está relajado, tome nota de lo que hacen su cuerpo, orejas, ojos y cola cuando sabe que se encuentra en una situación que le resulta placentera. Por ejemplo, observe cómo se ve su perro cuando usted y él se relajan juntos en el sofá o dan un paseo relajado. Las señales de que un perro se siente tranquilo y contento incluyen una postura relajada (músculos relajados, no tensos), respiración normal o un ligero jadeo, comer a un ritmo normal, menear y menear. Los signos de agresión a los que debe prestar atención mientras hace ejercicios incluyen pararse rígidamente sobre el tazón, tragar la comida, tensarse o congelarse, gruñir, mirar fijamente, chasquear, gruñir, morder o ahuyentar a la gente. Si ve alguno de estos signos, deténgase de inmediato y comuníquese con un especialista en comportamiento animal aplicado certificado, un especialista en comportamiento veterinario certificado por la junta o un adiestrador de perros profesional certificado calificado.

Continuado

Si no está seguro de la reacción de su perro a los ejercicios, átelo a algo resistente. De esa manera, si su perro se acerca a usted, estará sujeto por la correa.

Antes de comenzar cualquiera de los ejercicios a continuación, corte una cantidad de golosinas especiales en trozos del tamaño de un bocado para su perro. Deberá usar algo que a su perro le encanta y que no puede comer en otros momentos, como trozos pequeños de pollo, ternera, salchichas o queso. La idea es convencer a tu perro de que es maravilloso cuando te acercas a él mientras come, porque podrías traerle algo mucho mejor que lo que tiene en su plato.


Perros Posesión Agresión Protección de recursos

RECURSOS E PERROS DE GUARDIA

Posesión canina Agresión. Protección de objetos: Este es el acto de proteger agresivamente objetos como juguetes, orejas de cerdo, masticables de cuero crudo y otros tesoros.

También puede ser la cama del perro, el espacio del perro, el cuerpo del perro, o acercarse a un espacio para dormir, o tocar al perro cuando está en reposo, o incluso simplemente acariciarlo.

También puede suceder al acercarse al perro cuando este tiene huesos o artículos que ha encontrado, entregado o robado.

Artículos como calcetines, zapatos, ropa interior, pañuelos y comida humana de alto valor.

Las orejas hacia atrás serán parte del lenguaje corporal típico relacionado con este comportamiento y escuchar que ella puede quedarse muy quieta y rígida.

Luego, el perro se agachará sobre el objeto, mostrando un ojo de ballena que es la cabeza girada hacia atrás, pero los ojos se giran hacia usted.

Eres tú quien es la amenaza percibida para su posesión. Los blancos tienden a mostrarse cuando te mira.

También puede encontrar que los labios del perro están ligeramente retraídos casi en una sonrisa y los ojos dilatados o duros. Mire imágenes de ballenas y verá por qué el ojo de ballena recibe su nombre.

Específico de la raza: A menudo me preguntan si este es un rasgo de su tipo de perro o raza, la respuesta no es tan simple como parece. Aunque diría que los cocker spaniels tienden a proteger los recursos más que cualquier otro perro, casi el 78% de todo el trabajo que hago con la protección de objetos o recursos es con los cockers.

Estos cockers son casi todos de colores sólidos dorados estando a la vanguardia. Generalmente, los cockers bicolores o tricolores no sufren de esto, generalmente se muestra en la raza de exhibición más bien en la cepa de trabajo.

Creo que los propietarios rara vez tienen la culpa de este problema. Creo que los criadores que pueden estar criando Cocker Spaniels por su apariencia y no por su temperamento a veces pueden ser los culpables. Por lo tanto, en algunos casos se reproducen a partir de padres que protegen genéticamente los recursos.

Esto se evidencia por el alto nivel de cockers que son propensos a este problema. Por tanto, debe tener implicaciones genéticas. ¿Por qué criar un perro que es un guardián de recursos, sabiendo que probablemente se transmitirá a los cachorros? Locura.

Dicho esto, podría ser que este rasgo también sea un retroceso a los genes del padre y la madre. Por lo tanto, es posible que ellos mismos no muestren el instinto de protección. Creo que es importante que todos los criadores de Cocker intenten investigar los antecedentes de sus perros, para ver con suerte si ha habido casos de vigilancia en alguno de los antepasados.

Lo que es de vital importancia es buscar el tratamiento de un experto reconocido en este campo, tan pronto como el perro muestre tendencias a la vigilancia. Retrasar el tratamiento podría significar que puede ir demasiado lejos y es irreparable. No crecen fuera de este rasgo, siempre empeora progresivamente sin la intervención de un profesional.

También he escrito un artículo destacado sobre (1) Cocker Rage. Simplemente escriba Cocker Rage en Google y probablemente sea el primero. Otras razas de perros de caza también tienden a estar al frente de este problema, especialmente los Springer Spaniels, que son la segunda raza más común con la que tengo que trabajar para este trastorno.

Seguido por beagles, pastores alemanes y mastines toros ingleses, luego el rebaño pastoral que guarda razas como Border Collies. Habiendo dicho que cualquier raza puede proteger la comida o los recursos y la mayoría lo habrá aprendido desde una edad temprana, sin tratamiento este problema empeorará progresivamente. Este es un problema muy diferente a la protección del tazón y debe trabajarse con diferentes técnicas. He escrito un artículo sobre (2) Tazón de protección que también explica cómo tratar este problema bastante simple.

¡Mío! Todo mío: Entonces, ¿por qué querría el perro proteger estos objetos? La respuesta simple es que normalmente es un rasgo genético transmitido por la madre o el padre o una experiencia aprendida. Y se basa en el miedo a perder algo importante

O es una reacción de sus hermanos o de un criador que toma y tira objetos a una edad temprana. También puede ser el dueño quien estimule y cree este comportamiento mediante nuestras acciones y reacciones al perro en una serie de circunstancias.

Cuando sea un cachorro, su perro habrá deambulado por partes de la casa, recogiendo e investigando cualquier objeto pequeño que haya dejado por ahí. Sin embargo, tan pronto como recogió algo que no queríamos que tuviera, inmediatamente le arrebatamos esta preciosa posesión.

En poco tiempo, nuestro intrépido cachorro recogería un objeto y luego huiría para que no pudiéramos llevarnos su hallazgo, correría a otra habitación, al jardín, debajo o detrás de una mesa, sofá o silla, en cualquier lugar donde pudiéramos. no es fácil librarlo de su tesoro.

¿Asi que que hacemos? Lo seguimos hasta donde se haya escondido gritando y chillando a todo pulmón. ¿Qué hace el pequeño monstruo? Te mira como una ballena, se para sobre el objeto y comienza a gruñir. Ahora ha aprendido un par de lecciones muy valiosas. Cuando le das una orden, no siempre es necesario que obedezca. Si muestra agresión, retrocede.

Y con nuestras acciones, le hemos enseñado con éxito a proteger los recursos. Sin embargo, especialmente en los cockers, esto también puede ser una disposición genética, por lo que el contacto, el entrenamiento y la socialización tempranos son absolutamente vitales. Siga las pautas lo antes posible con todos sus perros.

Consejo: Amigos bien intencionados y, por supuesto, los inimitables expertos en perros. Los encontrará en abundancia en cualquier parque, calle, pub o foro de Internet, le dirán que agarre al perro por el cuello y luego retire a la fuerza el objeto, coloque al perro en una posición de giro alfa o le dé una vuelta. buen golpe.

Los consejos y sugerencias son infinitos. Si los analiza todos, encontrará que casi todas las sugerencias serán confrontativas o recomendarán la esterilización, estos métodos inevitablemente tendrán el efecto exactamente opuesto al que espera curar.

Lo que rara vez le dirán es que entrene al perro para que quiera renunciar al objeto, que el perro piense que es divertido y gratificante dejar que le devuelvan estos preciados artículos. Pero esto debe comenzar tan pronto como comience la vigilancia a cualquier edad

Comenzar temprano: Tus cachorros y perros adultos deben estar acostumbrados a que les toquen la boca cuando luego desees quitar algo que no se considera una confrontación.

Desde el día en que consigues que tu perro, ya sea de cachorro o de perro adulto, se cepille los dientes. Juega con sus flecos (las partes blandas en el labio superior), abre la boca, revisa sus amígdalas, mira hacia abajo de su garganta,

Haga esto de una manera positiva y divertida, con muchos elogios y un tratamiento ocasional. Compre una golosina especial como palitos de carne seca o carne seca para perros Ver todos (3) Golosinas naturales para perros.

Sostén un extremo de la golosina mientras el perro mastica el otro extremo. Es posible que quiera jugar a tirar, pero simplemente sostenga la golosina, trate de no alejarse. Con el tiempo, se acostumbrará a su presencia, se relajará y solo masticará. Entrena al perro con el comando "OFF". Cuando trabajo con perros agresivos de bol o agresivos con objetos, esto es lo primero que enseño.

Esto le permite evitar que su perro levante cosas del piso sin su permiso. Ver (4) El jingler P ara más información Es importante que su perro le vea como el proveedor de todas las cosas buenas. Puede hacer esto controlando estrictamente el entorno del perro. Mantenga todos los juguetes del piso, excepto uno o dos, y baje los demás solo cuando quiera jugar.

Asegúrese de ofrecer un artículo con el comando "Bueno" "Tómalo". Cuando esté cansado del juego (es decir, usted, no el perro), dígale al perro que "Soltar" o "Muerto" Déle otro artículo o golosina a cambio y luego guarde el primer objeto.

¿Conoces los gustos y disgustos de tu perro? Haga una lista de todas las cosas que su perro realmente disfruta, incluyendo comida, juguetes, golosinas y actividades, clasifíquelas en un orden jerárquico. A cambio de eliminar el primer elemento, dele a su perro un segundo elemento "mejor".

Por ejemplo, si recuperar una pelota de tenis es el tercero en la lista de su perro, recompénselo con mis golosinas de alto valor por dejar caer la pelota de tenis. Si su perro intenta recoger un poco de basura en la calle, ordene que se "deje caer" y luego lance o entregue su pelota de tenis.

Creo que es prudente señalar que no todos los cockers son guardianes de recursos o alimentos. Jet (arriba), un Cocker Spaniel que trabaja, es uno de los cinco Cocker que tengo. Es uno de los perros más amables que puedas conocer y no tiene un hueso malo en el cuerpo. Sin embargo, el trabajo de desensibilización temprano es esencial para asegurarse de que su perro no inicie este problema. Este artículo solo cubre la protección de recursos de agresión por posesión.

Dar una señal: Enseñe la palabra muerto, soltar o dar, hágalo de una manera divertida con una voz alegre y tonta. Empiece por permitirle tener algo que no sea tan valioso y luego podrá cambiarlo por su golosina favorita, ¿cuál es su golosina o juego favorito? ¿De verdad conoces lo que le gusta y lo que no le gusta a tu perro?

Esto está bien para enseñar a los cachorros o perros jóvenes que actualmente no están cuidando, pero ¿qué pasa con los que ya están en el camino de la protección de los recursos? Entrenar a un cachorro joven es relativamente fácil. Volver a entrenar a un perro mayor es más difícil, pero no imposible.

Comercio y recompensa: En primer lugar, retire todos los objetos que esté custodiando el perro, que pueden ser juguetes, pañuelos de papel, masticables, huesos, orejas de cerdo o lugares para dormir, que pueden incluir camas, sofás o sillas.

Es posible que no pueda mover este último, pero puede cubrirlo, poner una caja o algo más, como sillas de comedor, para restringir el acceso. No permita el acceso a estos preciosos recursos durante varios días.

Debe prepararse para la siguiente etapa si la protección son artículos como juguetes, masticar huesos, etc., preparar algunas de las golosinas favoritas del perro, el queso o la salchicha tienden a ocupar un lugar destacado en la lista.

Luego, obtenga un objeto de bajo valor, puede ser un pañuelo de papel o un calcetín, una oreja de cerdo, por ejemplo, que puede percibirse como de alto valor. Trate de estar al lado del perro, en lugar de mirarlo y relajarse, elimine la tensión que pueda sentir de su cuerpo, ya que el perro olerá y sentirá su miedo y esto podría desencadenar una reacción.

Ofrézcale el objeto al perro, pero trate de sujetarlo mientras el perro lo toma, use cualquier comando de liberación que haya decidido que podría estar "muerto" "soltar" "dejar" o "intercambiar" inmediatamente producir el sabroso manjar por detrás tu espalda y cambio. Elogie cuando tenga lugar el intercambio y devuelva el objeto que intercambió por primera vez.

Establezca horarios programados para repetir este ejercicio al menos cuatro veces al día, pero también hágalo en los momentos inoportunos. Poco a poco sube el anti de los bienes preciados. Después de un período de tiempo, el perro comenzará a esperar su enfoque y juego.

Es en este momento cuando le das a tu perro el objeto y te alejas, al principio regresa inmediatamente y cambia gradualmente haciendo que el tiempo y la distancia que te alejes sean más largos hasta que veas claramente que el perro no tiene ningún problema con tu acercamiento. Luego, solo dé una golosina cada tres veces, luego cada décima, retire el objeto y devuélvalo inmediatamente extendiendo el período hasta que desaparezca el comportamiento protector.

Al igual que con la protección de alimentos, desea establecer una asociación positiva con las personas que se acercan a los objetos que están siendo custodiados. El perro debe comprender que las personas que se acercan y la eliminación de objetos puede ser positivo y gratificante.

Sensible al tacto : En este escenario, el perro está protegiendo su propio espacio corporal y puede ser demasiado sensible al contacto y al tacto. Puede que esté acariciando al perro o dándole una golosina y de repente gruñe. embestir, mostrar los dientes o morder. No parece haber ninguna razón. Sin embargo, como la mayoría de las agresiones, normalmente existe una clave o desencadenante para el comportamiento. El perro puede ser un matón y disfrutar de las amenazas, o de repente puede sentirse amenazado o no le gusta el toque.

Si el perro es un matón, entonces debes cambiar la forma en que lo tratas. Vea mi artículo sobre el (5) Mito Alfa . Si el perro es un recurso que protege su espacio corporal, entonces debes desensibilizarlo para que lo toque. Para hacer esto, es posible que deba introducir un hocico de malla suave (consulte el sitio web) para que pueda tocar y tratar con relativa seguridad.

Empiece por tocar al perro y diga "Bien". Bueno es el equivalente a un clicker y está marcando el comportamiento que desea y Take it es un permiso para compartir su golosina (Ver El Mito Alfa). Haga esto dos o tres veces al día durante un par de minutos cada vez para que el perro se vuelva insensible al tacto, tratando y alabando a medida que avanza. Esto puede tomar algo de tiempo. Lo mismo debería suceder si el perro es demasiado sensible a que le toquen el collar o que le pongan la correa.

Location or Bed Guarding: This is not always as simple as it may seem as the severity or incidence may be related to who is approaching.

It may be that a woman can approach the bed or sleeping place but not a man, an adult but not a child. It is not always tied to the object being guarded, but more to the relationship or lack of it of the person approaching the resource.

Sometimes this behaviour manifests itself when we try to move the dog off a sofa or when we handle or stroke the dog. It is worth in these cases making sure the dog is not ill or in pain as this could stimulate aggressive reactions.

As with other forms of guarding, make this a positive experience. Gauge how far you can approach before any aggressive reaction occurs. Initially, keep to this distance and as you pass throw a treat, praising the dog at the same time. Make sure you do not praise or treat if there is growling or any show of aggression.

Gradually decrease the distance over a period of time, do not rush the exercise, if the dog starts to react go back a few steps and start again. Change your angle of approach and the person who is approaching. Always try not to approach head-on, try to come in at an angle from the side, give lots of verbal praise for a calm and passive reaction from the dog.

Maintain the Status Quo: Over time, your pet may come to realise that your approach is a positive experience and the guarding will hopefully cease. However, if it starts up again repeat the exercise. You should practice once a week exchange or trade, for the remainder of the dog's life.

If you are already at the point where the dog has actually bitten you, then I would suggest you get professional help. This should be a behaviourist or a trainer who understands and regularly treats aggression, and especially resource guarding. You should look for one that comes to your house. I never understand how professionals can assess your dog’s behaviour anywhere other than where the problem occurs. Dogs react very differently when out of their own environment.

The Bad News: I have to say that if this is genetic, then you will probably never be able to overcome this problem. You may be able to control it but never totally eradicate it. If the aggression is severe and blood has been drawn and the dog really means it, then you may have to make some very serious decisions as to your future with this dog. It is not really feasible or right to rehome and pass the problem on to someone else. I am afraid that when I come to the conclusion that it is genetic and the dog is biting hard and means it, and especially when they start coming over for a stroke then lash out when you touch them, then it is time to talk it over seriously with your vet or behaviourist and you may have to consider euthanisation.

I hate giving up on dogs but in the end, you cannot cure a problem that is congenital ie genetic. Where it was not learned and you did nothing to create this response. It was created many years ago from a dog that suffered this genetic problem and I believe was a Crufts Winner and was widely bred from. It is mainly males but not always, it is mainly solid colours but not always and it is normally from show stock and it is mainly Cocker Spaniels. Though recently I have seen quite a number Cockapoos with guarding tendency once again almost certainly from the cocker part of the equation.

What shocks me is why are they still breeding from dogs that have this genetic trait. U believe many of the breeders are aware but still go ahead and breed. In some cases, it is a throwback and the parents did not suffer from the problem but somewhere in those dogs lineage, this trait will b recorded. I think the Kennel Club should get a grip on this problem, as it is becoming almost an epidemic.

© Stan Rawlinson 24 July 2005

Updated regularly last updated November 2019


For the most part, Jealousy, Over-protectiveness, Possessiveness, and Resource Guarding (especially of people) is a learned and reinforced behaviour that owners have fostered, rewarded, or allowed their dogs to do because:

They misinterpreted their dog’s behaviours

Many owners never recognized the dog’s initial behaviours to be problematic so they never stopped or corrected the dog from doing the behaviour. By not stopping the behaviours, the behaviours continued, grew worse, and then it spread into other aspects of the dog’s functioning.

Accepted behaviour

Some owners think that their dog being overly protective of them is an acceptable thing for them to do. They even secretly like the “special attention” they get from their dog. These owners do not understand that they are grooming a dog to be a biting hazard and an out of control ticking time bomb. Once you allow a dog to control humans, unlike in Schutzhund training, you will have no control over when, how, and whom he controls.

Lack of supervision

Sometimes owners have not been very good about providing consistent supervision, leadership, and guidance where their dog’s behaviour is concerned. If dogs are not clearly shown which behaviours are acceptable, if the problem behaviours are not corrected, then the dogs will assume that what they are doing is acceptable behaviour.

Parameters and limits for acceptable behaviours must be made by the owners or the dogs will choose and set their own limits. Also, if dogs are missing critical socialization skills they may lack the understanding of how they should politely interact with humans. The human/dog relationship is not entirely a natural partnership. It is a learned/taught behaviour so make sure that you teach the rules that go along with this relationship.

Rewarding bad behaviour

Sometimes owners don’t understand that they unwittingly reward the dog’s bad behaviour. All behaviour is purposeful and for a dog to keep doing the behaviour it means that the behaviour is being reinforced at some level. That means that the dog is getting a payoff for exhibiting the behaviours.

Dogs, by nature, are reward driven. The dog has learned that he can make humans do what he wants, that he can affect his environment, or he has learned to get attention, even if it is negative attention from the owners by doing the behaviour. As long as there is a reinforcement for the behaviour (sometimes the payoff is that he is allowed to do the behaviour), the dog will continue the behaviours. Removing the reward is the first step toward changing the behaviour.

Overindulged dog

The Dog has been overindulged, allowed to do as he pleases, with no real rules, limits, or consequences for his actions and now he views the house, the contents, and the people in the house as HIS possession. People have good intentions when they shower their dogs with excessive love and attention but it seldom ends well for either of them. The dog has been led to believe by the actions of the owners that everything belongs to him. This is sometimes called the Princess (or Prince) Syndrome.

Applying human social rules to a dog, placing no limits on the dog’s behaviour, not correcting a dog’s behaviour or correcting him inconsistently, and not providing solid leadership for the dog does not convey love to a dog. It sends the message that you are not able or unwilling to provide leadership and most often the dog steps up to the plate not because he WANTS the job, but because in his understanding, there is no one currently filling this position.

For dogs, strong leadership is equated with safety and survival of the pack so if the human is not displaying recognizable leadership skills then the dog feels it has no choice but to step in and do it. As a rule, most dogs are not laying in wait just itching to step in to take over the leadership role.

Most dogs would prefer that someone else filled this position. Dogs that are thrust into the leadership role left vacant by unaware or unmotivated humans are very often nervous, anxious, and generally unhappy about being forced into this role.

Dominant temperaments

Sometimes dogs are born with a naturally dominant temperament. The temperament of the dog is determined 50% by nature and 50% by nurture. One only need look at a litter of puppies to see natural pack order at work. Some puppies will be naturally laid back and submissive and some puppies will be naturally dominant.

The naturally dominant dog in the hands of an unaware or novice dog handler can quickly turn into a behaviour nightmare. Couple the naturally dominant personality of the puppy, the challenging time of hormone fuelled adolescence when rules and boundaries are being tested, and add to that the unskilled or unaware owner who gives the dog insufficient guidance, rules, or structure and you have all the ingredients for the perfect behavioural storm to be brewing.

Owning and living with a dominant dog is only a problem when the human owners of this kind of dog do not have the proper skill set to know how to work dominance or if they are unmotivated to sufficiently train the dog. Early obedience training and firm rules are a must for the naturally dominant dog otherwise he will be running the household in no time.


What Can I Do?

Whether you have a puppy, a new dog that doesn’t yet resource guard, or an occasional, but not dangerous, resource guarder, you want your dog to learn not to guard his food and to willingly give up an item. Practice these exercises frequently antes de you really need them.

  • Approach your dog’s food bowl while he is eating and, without bending down, drop a delicious treat (something like a piece of chicken or beef) into his bowl. This will teach him that humans approaching his food are not a threat, but rather something good. You can also hand-feed your dog to set up a strong association with people as providers of good things. This is especially helpful when you first bring a dog into your home.
  • Choose a word or phrase like “drop it” or “give” to use as a release cue when you want your dog to give you whatever he has. Get an empty paper towel roll, a toy, or other item that will interest your dog, without being high value. You will also need some really yummy treats (diced cheese, hot dogs, whatever your dog loves). While holding onto one end, offer your dog the cardboard roll or other item, moving it around to make it more exciting until he takes it. Continue to hold onto it, so he can’t grab it and run. Now, stick a treat right under your dog’s nose. Your dog will likely spit out the item. When he does that, give him the treat.
  • After this is working consistently, add your verbal cue, “drop it” or “give” (in a happy voice), as he sniffs the treat. After your dog has finished the treat, entice him with the original item again. Once you are confident that the item interests him, add the cue “take it”. Then, use your cue of “drop it” and repeat the trade. Your dog is learning that when he lets go, he not only gets a treat, he gets back the item he originally gave up. Note: When not practicing, move the item out of sight, so that your dog doesn’t keep picking it up, in order to get a treat.

When working on these exchanges, make sure you maintain a non-threatening position like sitting or kneeling and angled a little to the side. Leaning over or walking directly toward a dog is often a trigger for resource guarding. If your dog becomes still and stiff or raises a lip at any time, don’t continue.

Remember, the key is to trade for an item of greater value. And the dog gets to decide what’s valuable. Generally, though, that item will be an especially tasty (and if necessary, smelly) treat. Using food also has the advantage of allowing you to practice this exercise a number of times in quick succession.

If there is a specific item that your dog guards (a chew toy or favorite tennis ball), that item is “off limits” until your dog learns to willingly share his treasures. Put the item out of sight. When your dog learns to “drop” items of lesser value, then…and only then…will he be allowed to first practice with his “special” item, and then have access to it on a regular basis. The same principle applies to places. If your dog guards the couch, use a baby gate or tether, so that your dog doesn’t have access to the couch. If it’s your bed, your dog should not be allowed in the bedroom.

If your dog seems to guard you when another person approaches, he is probably guarding himself, not you. Your dog doesn’t feel safe, but is comfortable enough in your presence to stand up to the perceived threat. Small dogs, in particular, tend to act out when their person is holding them. Don’t carry your small dog around everywhere let him explore and gain some confidence. If your dog is reactive around people, stay at a distance where your dog isn’t reacting and give your dog one tasty treat after another (the size of a pea) until the person is gone. This will help your dog develop a positive association with people.


Ver el vídeo: CÓMO RELAJAR A TU PERRO (Junio 2021).